Pasar al contenido principal

The persuaders!

Una serie de culto de los años 70 que marcó a generaciones, especialmente por sus actores, una introducción propia del talento del genial John Barry, un vestuario opuesto y dos coches míticos.

¡Vaya, ahora hablaremos de coches! Pues sí. Es un tema fascinante y os daréis cuenta del porqué he elegido hablar de estas dos marcas legendarias: Ferrari y Aston Martin; para escribir este artículo,

Pero ¿Cuál es el punto común entre estas marcas y el futuro de las PYME de alto rendimiento?

Un poco de historia:

Enzo Ferrari nació en Módena, ciudad de la bella Emilia-Romaña, el 18 de febrero de 1898. Tras unos breves estudios, se embarcó en su gran pasión: las carreras de coches. Era un buen piloto y sabía que era uno de los mejores de su época.

No fue hasta diciembre de 1929 que fundó, con el acuerdo de su patrón en ese momento: Alfa Romeo, la Scuderia Ferrari.

En 1933, se trasladó a pocos kilómetros de Módena, Maranello, para instalar sus talleres. Con su equipo de carreras ganó grandes premios y comenzó a ser reconocido.

Pero fue después de la guerra, en 1947, que la compañía dio su primer gran giro. Primero, Enzo Ferrari crea la compañía Ferrari, diseña su primer auto de carreras (el famoso Ferrari 125s) y agrega lo que se convertirá en su emblema, "Il cavalino rampante". Este logotipo sobre un fondo amarillo, en honor al color de la ciudad de Módena, le fue entregado por la madre de Francesco Baracca, un piloto de avión y as de la Primera Guerra Mundial, para ponerlo en sus coches para que con ello "le traiga suerte”.

A partir de ese momento, Enzo Ferrari encadenó éxitos deportivos; su Scuderia Ferrari es el único equipo de carreras en el mundo que ha participado en todas las temporadas del Gran Premio de Fórmula 1 desde su fundación en 1950, y también es el más exitoso con 16 Campeonatos Mundiales de constructores y 15 de Pilotos.

A mediados de la década de 1960, la compañía experimentó dificultades financieras debido al costo exorbitante, para una pequeña empresa como Ferrari, para mantenerse al más alto nivel en el mundo de la competición. Las ventas de automóviles Ferrari a particulares y pilotos aficionados ya no son suficientes para cubrir el presupuesto. Además, los coches carecen de fiabilidad y las innovaciones de competición ya no se encuentran en sus modelos de serie. Ford entabla negociaciones con Ferrari para comprar la compañía, pero finalmente Fiat y Giovani Agnelli toman el control en 1969, con una sola condición impuesta por " il commendatore ": seguir él al frente de la sección de competición.

En el otro lado del Canal, està la otra historia surgida en 1913 en la ¡siempre apasionada! Gran Bretaña, que, en mi opinión, tiene dos cosas que destacan por encima de otras: sus grandes bandas de rock’n roll y sus excelentes pilotos y equipos de carreras.

Aston Martin fue creada en 1913 siguiendo la asociación de Lionel Martin, mecánico y piloto, con el ingeniero Robert Bamford. La compañía debe su nombre tras ganar su primera carrera con un coche propio: la famosa carrera de montaña Aston-Clinton de 1913. La marca pasa por muchas vicisitudes debiendo su salvación final en la compra de la compañía en 1947 por manos del industrial David Brown, empresario apasionado de los automóviles y la competición.

Desde aquel momento se tomaron varias decisiones: primero hacer una marca de autos deportivos excepcionales hechos a mano, con una fuerte innovación en motores y chasis, y en segundo lugar resaltar el toque "tan británico" que ha caracterizado a Aston Martin desde entonces: Clase, elegancia y excelente calidad de fabricación. Así mismo le debemos a David Brown las iniciales DB que marcaran sus modelos y el logotipo alado.
 
El empresario mantuvo a Aston Martin a su disposición hasta 1972. A partir de este año, los problemas financieros prevalecen sobre el destino de la empresa: la falta de fiabilidad de los modelos y los problemas de calidad en los procesos de fabricación provocan que la marca se encuentre en números rojos. Esta situación se mantendrá hasta 1987, año en que entra en la órbita de Ford. En 2007 es finalmente adquirida por David Richards, propietario de Prodrive, devolviendo con ello el impulso a la marca.

The persuaders!

Estas dos marcas legendarias han tenido destinos muy similares: estar en manos de los amantes de los automóviles y de la competición hasta el punto de convertirse en marcas en las que sus orgullosos propietarios les profanan un verdadero culto. Pero también el de perderse debido a una gestión arriesgada en sus inversiones, una disminución tanto en su capacidad para innovar como en la calidad de fabricación y la fiabilidad de sus productos. Un destino más bien banal.

Pero en el imaginario colectivo, Aston Martin y Ferrari tienen un territorio de marca tan poderoso que los mantiene vivos y atractivos, incluso a pesar de sus vicisitudes y problemas. Si hay algún ejemplo claro de contraposición de estilos que podamos describir con detalle este es el de Aston Martin y Ferrari.

Ferrari es el lado exuberante, colores intensos (su famoso "rojo" que proviene del color oficial de los autos deportivos italianos de principios del siglo XX, como el "«azul francés»... o el "verde británico"), formas latinas y sensuales, fuego, agilidad y motores explosivos.

Aston Martin constituye el lado aristocrático, muy inglés, elegante, siempre impecable. Una inteligente combinación de lujo, deporte, espíritu de lucha y capacidad de respuesta ... el famoso "espíritu de lucha británico".

Estos valores fueron presentados por la serie de culto "The persuaders!” (En España “Los persuasores”) Con Dany Wilde (Tony Curtis), el estadounidense que conduce su Ferrari Dino 246 GT y Lord Brett Sinclair (Roger Moore), el inglés que conduce su Aston Martin DBS.

Ferrari y Aston Martin hoy: ¡Los mitos son eternos!

Hoy en día se trata de dos marcas icónicas, aún más vivas que nunca en nuestra mente pero que casi desaparecen en diferentes momentos de su existencia. Ambas resumen perfectamente lo que es la vida de una empresa y los momentos delicados por los que pasa. Pero también nos proporcionan algunos puntos clave: la historia de una empresa y sus valores están ahí para servir como hoja de ruta, reinando con éxito dentro de sus audiencias; en ambos casos, muy exclusivas.

No debemos olvidar que, incluso hoy, asociadas a un status de poder económico y deportivo, ambas han tenido que afrontar muchos peligros y una dura competencia jamás ultrajada sino todo lo contrario.

Para reconectarse con sus éxitos pasados, Ferrari y Aston Martin se han inspirado en sus fantásticas historias, en sus valores de marca. Cada uno representa, como hemos visto anteriormente, un imaginario preciso y eso es exactamente lo que el cliente está buscando y desea: estar alineado con este imaginario, ser la continuidad y el actor, incluso si estamos hablando de productos excepcionales. que la mayoría de nosotros nunca podremos ofrecer.

Estas dos marcas han vuelto a "lo básico" que fundó sus historias y éxitos:

  • La competición
  • La Innovación tecnológica (motores, chasis, tecnologías de vanguardia).
  • La aplicación de estas innovaciones en modelos para particulares.
  • Producción limitada o ultra exclusiva en series que fomentan la envidia y el deseo. Enzo Ferrari dijo: "Si tengo una demanda de 100 autos, solo ofertaré 99. Así, cada comprador dirá que tuvo la suerte de no ser el último".
  • Una calidad de fabricación impecable.
  • Una relación vinculada con sus clientes a través de eventos, avances de novedades, carreras especiales, visitas personalizadas a Maranello o Gaydon.
  • Lo más destacado de "made in Italia" con su lado apasionado y exuberante, y lo de "made in UK" en su lado deportivo, elegante y lujoso.
  • Líneas sublimes, siempre marcadas por la elegancia y la clase de Aston Martin, la fuerza y ​​la potencia de Ferrari. Todo belleza y sutileza en su estilo.
  • Una comunicación moderna, muy estilizada y que controla cualesquiera que sean los medios de comunicación elegidos (sitio web, redes sociales, patrocinadores ...) el denominado “territorio de marca”.
  • La pasión que impulsa a sus equipos y este sentimiento de pertenencia a algo único, a participar en una increíble aventura humana y profesional.
  • El no tener miedo a ser diferenciales (estilo, comunicación, tecnología ...), sino todo lo contrario, convertirse en un icono.

¿Qué lecciones aplicamos en la PYME de alto rendimiento?

Por supuesto soy consciente de haber elegido dos casos excepcionales y que todo no es aplicable a PYMES de Alto Rendimiento. Estas dos marcas están trabajando en áreas ultra exclusivas a precios increíbles. Pero lo que más os debe atraer es analizar, entender y extraer lo que podáis aplicar con éxito diariamente a vuestros negocios.

En líneas generales quiero centrar este análisis en 3 puntos clave que deben ser motivo de reflexión para directivos de las PYMES de Alto Rendimiento:

  1. La pasión: La que guió a sus creadores y continúa guiando a quienes son responsables de ellos o que forman parte de sus equipos hoy en día. Esta se refleja en los productos, en la propuesta de valor, en el posicionamiento de cada una de las marcas. Esta pasión es intensa, unificadora, positiva y libera las energías creativas dentro de las empresas.
  2. La Innovación: Tomando riesgos tecnológicos en una búsqueda real del valor añadido, la experiencia y placer para el cliente. Permite a la empresa diferenciarse de la competencia ofreciendo experiencias únicas.
  3. El territorio de marca: Definido y claro para todos, con significado y con valores. Un territorio que se reivindica y se explica constantemente, que no solo resalta las excelencias del producto, sino que las defiende y las posiciona a contracorriente del mundo económico actual que trata constantemente de reducir y simplificarlo todo para alcanzar mayores resultados.

A raíz  de todo lo expuesto, tengo una pregunta más que hacerte: ¿Aston Martin o Ferrari, Lord Brett Sinclair o Dany Wilde?

Nos vemos pronto a bordo de uno de estos coches excepcionales.
Gracias por tu atención y hasta pronto.