Pasar al contenido principal

Caminar como en un sueño

¡Esta primera editorial del 2020 está dedicada a todos los que les gusta caminar para conocerse mejor!

¡Aquí estamos de nuevo, en 2020! Se abre una nueva década y comienza un nuevo año. Es una gran responsabilidad preparar esta primera editorial y era necesario pensar bien qué tema abordar en ella; así que después de varias noches de reflexión, decidí comenzar esta nueva serie con otro ritmo.
Caminemos por un momento juntos, ¿os apetece?

Caminar, ¿Pero por qué?

PIEDRA


Es divertido ver que padres y abuelos están esperando el milagro. ¿Cuándo empezamos a caminar? Todos tenemos en mente el momento preciso en que nuestros hijos comenzaron a caminar, primero a cuatro patas y luego, ¡magia!, ¡de pie!.

Caminaron, cayeron, lloraron, se levantaron y el ciclo comenzó de nuevo. Pero ahora cuanto mayor es el niño, mayor es la aceleración del ritmo, pasando de un ritmo lento a más sostenido para terminar, como es habitual en nuestra sociedad, a la carrera; de hecho, a paso acelerado entre correr y caminar, he practicado ambos deportes durante mucho tiempo. Para ser honesto con mis propósitos para 2020, y siendo consecuente conmigo mismo... también practiqué a la carrera en la empresa como profesional “pero eso fue antes” como dice la canción.

Volver a caminar es como un nuevo aprendizaje que nos espera en una sociedad en la que todo va muy rápido y, sobre todo... todo debe ir muy rápido. Es un regreso a lo básico y, cuando somos niños, debemos levantarnos poco a poco y volver a aprender el equilibrio que habíamos buscado, sentido y desarrollado para finalmente dominar la marcha. Esta imposición del ritmo está cada vez más marcada por nuestra adicción a las nuevas tecnologías, como cuando navegamos por Internet para comprar, buscar información mientras cambiamos de página a través de nuestros estados de ánimo, debido a los inputs que constantemente nuestro cerebro recibe.

La población más afectada por la aceleración del ritmo debido a Internet y las redes sociales es, sin duda, los Millenials (nacidos entre 1980 y 1998). Como tal, aconsejo leer el excelente libro de Bruno Patino, “La civilisation du Poisson Rouge” en Editions Grasset, en el que explica cómo los estudios científicos realizados en los Estados Unidos han demostrado que la capacidad de concentración de los Millenials sobreexpuestos a las redes sociales, Internet y todos los artificios que los gigantes de la red están desarrollando para generar ingresos gracias a la economía de la atención, fueron casi 12 segundos...en comparación con los 9 segundos de concentración de Wanda, ¡el pez dorado más famoso del cine!. No estamos tan lejos..., un poco de esfuerzo, por favor.

Sonrío, pero prefiero llorar, porque después de reflexionar sobre este limitado tiempo de concentración no sé qué podemos encontrar de positivo. Esto es lo que sucede ante nuestros ojos, un ritmo frenético no permite que el ser humano tenga un nivel suficiente de reflexión para saber lo que realmente quiere, a lo que aspira, qué sentido dar a su vida y en qué invertir.

En general, propongo agregar un apunte a una lista ya larga de propósitos para 2020, la de recuperar el control de nuestra vida. Encontrar un ritmo más acorde con lo que mejor nos defina como persona: nuestra capacidad de pensar, de aprender del mundo para aprovecharlo al máximo, la de buscar la realización espiritual, profesional y personal a la que tenemos derecho. ¡Pero este derecho a menudo implica esfuerzo!

El camino de Santiago o la experiencia de otro ritmo

cartel


Hace varios años, me hice una promesa: hacer el Camino de Santiago, el famoso Camino Francés, en algún momento de mi vida. Cuando cambié de actividades, dejando la empresa multinacional para establecer ITHIKOS y comenzar el largo camino de apoyo en la transformación de las PYME de alto rendimiento y sus equipos, tuve la oportunidad de unirme a un grupo de amigos que ya tenía experiencia en el Camino.

La experiencia fue continua e intensa, bajo el calor abrumador de principios de septiembre en las llanuras de Castilla y León, 6 etapas. Todavía había muchos kilómetros por recorrer antes de llegar a Santiago de Compostela, pero en el fondo, cuanto más caminábamos hacia nuestra meta, menos queríamos que terminara la aventura. Es que la marcha en el Camino Francés tiene un carácter particular, eminentemente espiritual.

La historia del Camino de Santiago comienza cuando se descubrieron las reliquias de Santiago de Zebedeo quien vino a Galicia a predicar y convertir a la religión católica a los habitantes de esta tierra celta de España. A partir del siglo IX, se convirtió en una importante peregrinación de la cristiandad de la misma manera que las otras dos grandes peregrinaciones de la cristiandad que son las de Roma y Jerusalén. Si bien el interés por el Camino disminuyó durante los últimos siglos, desde hace algunas décadas este se ha convertido en un éxito rotundo de ámbito internacional.

La respuesta a este éxito es sin duda su característica basada en la búsqueda de un significado vital que afecta a muchas personas hoy en día, en la experiencia de "vivir a otro ritmo" que rompe el frenesí en el que estamos socialmente encerrados porque, al caminar, nos tomamos el tiempo para pensar, para hacernos las preguntas correctas, especialmente durante las etapas de interminables líneas rectas de Castilla y León.

Y a medida que empleamos más tiempo en ello, nuestro cerebro está más atento a todos los detalles que nos rodean, ya sean olores, colores, reflejos, paisajes, monumentos; nuestra sensibilidad se exacerba.

Finalmente, como tenemos más tiempo, también conocemos gente nueva. El Camino de Santiago de Compostela es verdaderamente un lugar único, como si la marcha y este "otro ritmo impuesto" tuvieran como contrapartida la riqueza del intercambio con los demás y con tus propios amigos. Se dedica más tiempo a escuchar historias personales, a hacer preguntas para comprender mejor las situaciones y reacciones, siempre sin juzgar, siguiendo así uno de los principios tan queridos por el gran Barruch Spinoza. También respondemos las preguntas, que generalmente se relacionan con el significado de la vida, su propia búsqueda espiritual, sus valores, su visión, su energía y cómo ponerla al servicio del bien común mientras florece en el trabajo. También hablamos de fatiga, calor, frío, lo que nos hace sentir el mundo exterior, la voluntad de querer seguir avanzando y el placer de completar tu marcha, para así llegar al siguiente destino.

A veces las conversaciones toman un giro inesperado. En particular, tengo un recuerdo conmovedor de esa noche a casi 800 metros de altitud en Foncebadón, durante la cual tuvimos un largo debate sobre la famosa Constante de Planck y su importancia en el mundo de hoy. ¡Un gran momento!

Esta experiencia, que recomiendo sin duda, es única, personal y universal. Ella agudiza al hombre y despierta sus sentidos, como un verdadero retorno a la fuente que lo convierte, como Goethe (1749-1832), en un errante.


"Caminar encurte el cuerpo y nutre el espíritu", escribió el escritor y caminante francés Sylvain Tesson.

 

Trasladar “el espíritu del camino” al mundo de la empresa

sombra


Cuando uno camina por el Camino, existe este "espíritu", algo especial y mágico, un ideal difícil de definir pero que me parece estar pensando como una mezcla de percepciones muy subjetivas y sentimientos universales. Si decidimos hacer el Camino de Santiago, no es solo para tener recuerdos de la marcha, de los paisajes..., sino más bien salir transformados y continuar viviendo a diario "el espíritu del Camino ".

Porque hoy, el mundo de los negocios, especialmente el de las multinacionales, se centra en ir cada vez más rápido, más lejos, más fuerte. Es el síndrome de la maximización del resultado lo que conduce a una pérdida de participación medida y cada vez más importante de los colaboradores, a desviaciones del “management”, a una visión a corto plazo de la empresa (ver mi editorial de noviembre de 2019 "Show me the money!"; Desactivación en el trabajo, Estudio Gallup France publicado en junio de 2018).

Y, sin embargo, sin ser una paradoja, es curioso ver que los grandes directivos de multinacionales emplean mucho tiempo para obtener la perspectiva, tratar de anticiparse, ver más... algunos se plantean emplear en ello 3 y hasta 5 años.

Incluso viví durante mi última experiencia profesional en una multinacional seria y reconocida por sus resultados, una "presentación prospectiva a 10 años". Todo esto es aún más divertido sabiendo que las compañías que les asesoran son las mismas que les explican que vivimos en un mundo VICA (Volatilidad, Incertidumbre, Complejidad, Ambigüedad), ergo, la mejor manera de sobrevivir es precisamente buscar "otro ritmo" y adaptarse al cambio. Todo eso resulta muy difícil de implementar cuando la velocidad se considera como un valor clave para hacerlo mejor, más rápido, más fuerte y más allá de la competencia.

La consecuencia de esta forma de gestión quedó muy bien ilustrada en la película Háblame de ti con el excelente actor francés Fabrice Luchini en el papel del CEO que, después de un derrame cerebral, encontró en la marcha un retorno justo a la vida y los valores. Veáse también el conmovedor testimonio en vídeo de Christian Streiff, ex CEO de PSA, quien se inspiró en su historia para la película   (https://www.facebook.com/watch/?v=257726021759448).

Creyendo profundamente en la proactividad y el intercambio, os propongo 7 virtudes que parecen ilustrar el famoso "espíritu del Camino", fáciles de implementar y que son el sentido común y el encuentro con el otro. Os permitirán ir a otro ritmo, construir vuestra empresa con un enfoque y visión de desarrollo sostenible, con equipos estables e involucrados:

  • Virtud del Espíritu del Camino # 1: Tómate tu tiempo
    ¡Todo comienza con eso! Acuérdate de tomarte el tiempo para hacer cosas, distanciarte de la vida cotidiana, de resultados que nos encierran en una lógica a corto plazo si no nos preocupamos. Dedicar tiempo a las cosas, a los que nos rodean en la empresa para percibir con más delicadeza y agudeza lo que está sucediendo y así poder pensar y proponer como directivo soluciones más justas y planteadas, con una perspectiva de cambio a medio plazo.
     
  • Virtud del espíritu del Camino nº 2: Escucha
    Oír no es escuchar y, como suele decirme uno de mis amigos, "un verdadero profesional escucha para entender, no para responder". Para escuchar bien, es importante estar aquí y ahora. No solo para escuchar bien lo que se dice, sino especialmente para comprender, hacer preguntas y estar realmente interesado en lo que el otro tiene que decir.
     
  • Virtud del espíritu del Camino # 3: Se resistente
    Caminar parece simple y natural para el ser humano, pero caminar durante mucho tiempo, durante horas, en condiciones a veces difíciles, no es una condición segura. Debemos adquirir y desarrollar resistencia, aceptar la dificultad y perseguir el esfuerzo para finalmente lograr nuestro objetivo. A veces la etapa alcanzada no es la que queríamos... ¡pero es la que hicimos! Incluso la imperfección es parte del camino y nos ayuda a construir. Con resiliencia, nos adaptamos, mejoramos y comenzamos de nuevo.
     
  • Virtud del Espíritu del Camino nº 4: Comparte
    Si hay una virtud primordial en el Camino, ¡esta debe ser el compartir! Es a través de la riqueza del intercambio que uno crece. Compartir también se hace en la dificultad. Caminamos al lado del compañero de viaje quién a veces puede sufrir retraso y entonces nos adaptamos a su ritmo para llegar juntos a la meta.
     
  • Virtud del Espíritu del Camino # 5: Sé abierto y curioso
    Aceptar el desafío a las convicciones de uno a través de escuchar activamente al otro, sin prejuicios. Para convencerse de las certezas tratando de tomar otro eje de reflexión, saliendo de la zona de confort, para buscar otra solución, otra sensibilidad diferente a la imaginada.
     
  • Virtud del Espíritu del Camino # 6: Encuentra el significado
    Como escribí anteriormente, el Camino es eminentemente espiritual. Esto no significa necesariamente ser religioso y muchas personas en el camino buscan ese “algo más” que meramente las creencias religiosas. El hombre necesita sentido en su vida, lo que le da la energía natural para levantarse, avanzar y enfrentarse a los contratiempos de la vida.
     
  • Virtud del Espíritu del Camino # 7: Celebra
    Ciertamente a veces hay dolor, afrontamos la dificultad y los peligros... pero, ¡qué alegría cuando cruzamos el final de la etapa, cuando alcanzamos el objetivo! Entonces lo celebramos. Uno de nuestros rituales con mis amigos era tomar una cerveza fría (y merecida) en el primer bar del final de la etapa. Un amigo mío de Madrid me contó cómo había reorganizado en Francia, la filial de un importante grupo de seguros. Se encontró con un equipo muy competente que amaba la compañía pero que estaba totalmente desmotivado. Cada nuevo cliente, cada cliente recuperado fue tema de celebración, tema que fortaleció el espíritu de equipo e hizo que el esfuerzo conjunto fuera más significativo. De hecho, la celebración es el último paso... es la recompensa por todas las virtudes anteriores defendidas y vividas con fuerza y ​​convicción.

Conclusión

Como siempre, la búsqueda de la excelencia, de un cierto ideal es más un viaje que un objetivo. Esto es lo mismo para el Camino y su espíritu. En primer lugar, cada uno de nosotros debe profundizar, buscar en sí mismo más significado, compartir, sentir y luego tratar de transponer este "espíritu" en el mejor de los casos hacia su trabajo en sus equipos.

Y si por casualidad percibimos que nos estamos alejando del Camino ideal... entonces la solución es muy simple: nos volvemos a calzar las zapatillas, salimos y respiramos aire fresco.


¡"Buen Camino" a todos para el 2020!

"El camino conecta al hombre urbano con las grandes fuerzas de la naturaleza" Jack Kerouac

 

 

Añadir nuevo comentario

HTML Restringido

  • Puede alinear imágenes (data-align="center") pero también videos, citas, y demás.
  • No sólo puede subtitular imágenes (data-caption="Text"), sino también videos, blockquotes, y mucho más.
  • You can use shortcode for block builder module. You can visit admin/structure/gavias_blockbuilder and get shortcode, sample [gbb name="page_home_1"].
  • You can use shortcode for block builder module. You can visit admin/structure/gavias_blockbuilder and get shortcode, sample [gbb name="page_home_1"].
CAPTCHA Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
3 + 3 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.

Quieres continuar leyendo este artículo?

Suscríbete gratis y continua leyendo este y todos los artículos de Ithikos ahora.

Mantente al día de nuestras actualizaciones.